Asociación de Madres y Padres de Día de Castilla y León

Principios

Nos guiamos por una serie de principios comunes como integrantes de una asociación que guían nuestra labor:

  • Presencia física, mediante la atención personalizada de menores hasta 6 años atendiendo a un número máximo de cuatro niños y niñas, considerando la pareja educativa dentro de un mismo hogar como otra opción con una serie de requisitos a consultar para esta última opción.
  • Se recomienda una jornada laboral de ocho horas para la Madre de Día y nunca podrá superar las ocho horas diarias un menor a cargo de la Madre o Padre de día.
  • La actividad se desarrollará en el hogar de la Madre o Padre de Día.
  • En las rutinas diarias se incorporan las salidas diarias al aire libre, siempre que la climatología lo permita.
  • Limitar el uso de dispositivos electrónicos en presencia infantil y haciendose uso de ellos para actividades específicas o para documentar las actividades dentro del espacio.
  • Movimiento libre. Ausencia de equipamiento infantil que limite el movimiento de los niños y niñas tal como: hamacas, parques, andadores…
  • Predominancia de materiales naturales y no estructurados.

Todas estas exigencias, junto con el toque personal de cada proyecto, garantizan unas condiciones idóneas para el bienestar de los más pequeños y por lo tanto beneficiarse de una experiencia enriquecedora en un momento clave de su desarrollo.

Cuáles son los principios de una Madre o Padre de Día

Principios

Nos guiamos por una serie de principios comunes como integrantes de una asociación que guían nuestra labor:

  • Presencia física, mediante la atención personalizada de menores hasta 6 años atendiendo a un número máximo de cuatro niños y niñas, considerando la pareja educativa dentro de un mismo hogar como otra opción con una serie de requisitos a consultar para esta última opción.
  • Se recomienda una jornada laboral de ocho horas para la Madre de Día y nunca podrá superar las ocho horas diarias un menor a cargo de la Madre o Padre de día.
  • La actividad se desarrollará en el hogar de la Madre o Padre de Día.
  • En las rutinas diarias se incorporan las salidas diarias al aire libre, siempre que la climatología lo permita.
  • Limitar el uso de dispositivos electrónicos en presencia infantil y haciendose uso de ellos para actividades específicas o para documentar las actividades dentro del espacio.
  • Movimiento libre. Ausencia de equipamiento infantil que limite el movimiento de los niños y niñas tal como: hamacas, parques, andadores…
  • Predominancia de materiales naturales y no estructurados.

 

Todas estas exigencias, junto con el toque personal de cada proyecto, garantizan unas condiciones idóneas para el bienestar de los más pequeños y por lo tanto beneficiarse de una experiencia enriquecedora en un momento clave de su desarrollo.

¨En un mundo con prisas, en el que perdemos la atención en los procesos es evidente que tiene su repercusión. Debemos de poner el foco en el origen, en la raíz, en lo que verdaderamente importa y en la parte que nos toca como seres humanos, en la infancia, dándole el lugar que se merece¨