Asociación de Madres y Padres de Día de Castilla y León

¿Cómo nos ayuda el porteo con nuestros bebés?

El porteo es una forma natural de transporte que permite el contacto entre el niñ@ y la persona que lo portea a través de la mochila, fular, bandolera, etc.

No existe un límite de edad o peso, sino más bien consiste en elegir el portabebés que más se adapta a la etapa y necesidades del bebé, practicando un porteo ergonómico.

¿Queréis saber porque esta es una opción muy aconsejable para el bebé y para ti?

Si estas considerando esta opción entre otras puede que te hayas  dado cuenta de que los bebés están hechos para tomar esta postura de forma natural. Encontrando características  como la flexión de sus piernas, el reflejo plantar y palmar, el recuerdo y sensaciones de su vida intrauterina, necesidad de contacto piel con piel en definitiva varios indicativos que nos sugieren que los bebés están hechos para estar en brazos y tomar esta posición de forma natural.

El bebé es como una pieza de un puzle que está hecho para encajar en tu cuerpo

Beneficios de ser porteado y portear

Necesidad de contacto Los bebés al principio tienen  una necesidad instintiva de contacto humano  y afectivo (caricias, masaje, etc.), los brazos son el lugar por excelencia durante  los primeros meses y en el porteo encontramos un medio idóneo para satisfacer estas necesidades que se traduce en un aumento de sus niveles de oxitocina, así que bebés en contacto piel con piel, bebés felices.

Tranquilidad traducida en salud: El hecho de sentirse en una situación confiable y de seguridad  repercute directamente en   muchos aspectos de la salud. Mejor gestión del estrés para ambas partes  debido al pronto reconocimiento de las necesidades del bebé. Así  como  permitir al adulto mayor autonomía en la realización de algunas de sus tareas diarias al  tener las manos libres. Este bienestar común repercute tanto en el adulto y en  su  confianza como cuidador,  así como en el buen desarrollo del bebé, puesto que su sistema nervioso esta inmaduro y la energía que no malgasta en cosas innecesarias va en pro del  aprendizaje y la  salud. Cuanto mejor se encuentra una persona mejor se encuentra su sistema inmunológico.

Mejor calidad del sueño si  el bebé  apenas tiene ¨preocupaciones¨,  duerme mejor,  esto nos pasa también a los adultos, pero es muy importante  cuidar la calidad del sueño en esta primera etapa  puesto que es dónde los peques organizan todas  las experiencias vividas.

Regulación del sistema respiratorio los bebés tiene aún este mecanismo inexperto y necesita la cercanía  de un adulto que  le permite adquirir su propio ritmo por imitación.

Regulación de la Temperatura de forma natural , permite estar contacto con otro persona y regular la temperatura, la barriga del peque esté calentita y a mayores permite realizar un masaje involuntaria en este contacto que  favorece la digestión,  propiciando la expulsión de gases en esta postura vertical  y  el proceso de evacuar en las postura  de ¨ranita¨, con lo que sistema digestivo del bebé se beneficia.

A nivel locomotor  permite la correcta forma de su  espalda en forma de c y su posterior desarrollo, mayor control de su cabeza, ganando  la movilidad que va necesitando en esta postura más que tumbado, evitando  también plagiocefalias. También influye en la postura del adulto, si se empieza desde el principio el cuerpo de la madre está preparada para cargar con ese peso, puesto que lo ha hecho con un peso mayor  durante el embarazo y progresivamente se irá adaptando su cuerpo, si se empieza más tarde será un proceso progresivo para ir encontrando el bienestar del niñ@ y el adulto, buscando una buena postura en la que ambas partes encuentren su comodidad

Favorece la lactancia materna, El contacto  piel con piel con el bebé,  produce  la formación de las hormonas que promueven la lactancia: oxitocina y prolactina, favoreciendo la lactancia.

¿Cómo portear?

Lo primero que tienes que hacer es ponerte en manos de una asesora de porteo que te asesore en la compra de un producto realmente ergonómico (puesto que hay mucha publicidad engañosa en este mercado que no respeta ni las necesidades del bebé , ni las del adulto). Una vez que tengas el portabebés que mejor se adapta a vuestras necesidades, tu asesora te guiara para hacer un buen uso del mismo ya que por si sólo este producto no es ergonómico si no que depende del buen uso que hagamos del mismo.

Algunos aspectos claves para un porteo ergonómico son:

  • Vías respiratorias despejadas.
  • Espalada en forma de C.
  • Bascular la pelvis del bebé, quedando su culete mas bajo que sus rodillas, es decir en forma de ranita o M.
  • Bebé a la altura de los besos (sin que roce nuestra barbilla).

Hacer clic en el enlace para ver visualmente estos tips:

https://www.instagram.com/p/CUouA7TKoeG/

Conclusiones

El porteo no llega por casualidad, sale al camino de quien busca una forma de satisfacer y conciliar las necesidades de los más peques, concediendo al adulto una pieza clave, respetuosa con sus crías y ajustándose a las diferentes situaciones de nuestro día a  día.

Personalmente llego a mi vida, como Madre de día ante la realidad de tener niñ@s de distintas  etapas y atender diferentes necesidades, una mamá me prestó su mochila facilitándome los cuidados de mis peques,  convirtiéndose en un imprescindible desde entonces hasta ahora en mi día a día.

Marta Martin Tejedor.

Bibliografía:

-Articulo, El porteo ergonómico, E.S. López Acuña, M.A. Salmerón Ruiz.

-Charlas y corrección de mi post con Vanesa Santos, educadora de porteo.

Comparte el post

Share on facebook
Share on email